El ácido hialurónico, Viscoderm aporta  hidratación al rostro y rellena las pequeñas arrugas de expresión, produce una bio-estimulación que retrasa el envejecimiento y revitaliza la piel a la vez que disminuye los signos del envejecimiento.

Debido a su hidratación profunda, tanto de la dermis como de la epidermis, devuelve a la piel un aspecto saludable y natural mejorando la textura cutánea, hidratación, elasticidad y luminosidad, estimulando la síntesis de colágeno y elastina.

Aporta el efecto stretch: estira y mejora las arrugas dinámicas superficiales las que se forman al gesticular: patas de gallo, frente, entrecejo, código de barras….. es la única fórmula que trabaja la arruga de expresión dinámica.

Por un lado, aporta hidratación de la dermis y la epidermis, además de estimular la síntesis del colágeno y la elastina, que con el paso del tiempo tienden a disminuir. Y por otro, proporciona un efecto de estiramiento, que es lo que hace la toxina botulínica, en las arrugas dinámicas superficiales. Es decir, las que se originan con los gestos habituales del rostro: las patas de gallo o las que surgen en el entrecejo o frente, y el famoso “código de barras”, las líneas sobre el labio.

Viscoderm suaviza esas pequeñas arrugas y alisa la piel, corrige los párpados caídos en el área periocular y elimina las arrugas de la zona frente. Pueden beneficiarse de esta técnica pacientes muy expresivas que comienzan a tener arrugas superficiales y también en aquellas que presentan ya un avanzado grado de envejecimiento cutáneo y arrugas aún más visibles.

La aplicación se hace de forma superficial, en el pliegue que origina la arruga y a través leves pinchazos, los resultados duran unos seis meses y se aconseja dos sesiones al año para un buen mantenimiento.

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp